1 de enero de 2016

Charlie Parker en Boston


Frank Tirro, desde su libro Historia del Jazz, Volumen 2 (Jazz Moderno), inspiró esta entrada.

No porque a Charlie Parker se le dedique una extensa nota biográfica ni discográfica, sino porque desde el prólogo -firmado en realidad por J. Calvados-, refiere a una de mis recurrentes cuestiones: ¿sigue el jazz desarrollándose? ¿sigue avanzando hacia un "tercer milenio"? ¿aparecerá por fin, en nuestros días, algún "gigante" que cambie otra vez la historia?
En el libro se detalla con admirable ponderación, las distintas evoluciones, ramificaciones, fusiones, contradicciones, etc. que a lo largo de medio siglo han llevado a la música de jazz a la situación en que se encuentra hoy. Una situación en la que, según concluye el propio autor, "es probable que (el jazz) siga desarrollándose de forma un tanto caótica, por lo menos a corto plazo", para añadir que, "como siempre, el factor principal seguirá siendo el talento individual de los músicos y la capacidad de liderazgo de determinados artistas".
Sin embargo, en el momento presente del jazz subyace una gran paradoja: el jazz moderno (dicho así, en un sentido amplio) que surgió como reacción individualista, intelectual, intimista ante el predominio del swing bailable y popular, ha terminado por convertirse (también en un sentido amplio, claro) en una expresión masiva que nada tiene de individualista, de intelectual ni de intimista. Superados los avatares por los que ha pasado la evolución del jazz en las últimas décadas -desde el cool hasta el latin, pasando por free-, el espíritu revolucionario ha desaparecido y las fusiones más o menos folclóricas se han impuesto, mientras que los macrofestivales en los que cabe de todo proliferan en el mundo entero.
Pero Tirro es optimista y , aunque reconoce que hoy no existe en el jazz lo que él llama "un músico de estatura mesiánica", asegura que "es muy posible que éste aparezca en escena esta misma noche".
Sin embargo, otras voces no tienen ese entusiasmo. Desde esas otras perspectivas se piensa que el jazz, en tanto que manifestación artística, ha sido una de las principales víctimas de la operación de espectacularización de la vida llevada a cabo en los últimos tres decenios, con lo que ello ha significado de banalización, confusionismo, enturbiamiento, despersonalización... El imperio del espectáculo exige que los pasivizados mirones crean que todo es igualmente respetable, rindan culto a la diversidad  per se, abominen de las tonalidades monocromas.
En este ambiente generalizado de camaleonismo universalizador, donde la ética es una rémora y la creación artística un bien de consumo publicitario, el jazz ha sabido generar sus propios antídotos para perpetuarse como fenómeno musical identificado con la modernidad. 
Pero la batalla sigue planteándose día a día. El futuro dirá si su protagonistas de hoy y de mañana son capaces de devolverle la vitalidad y el profundo sentido de lo individual que hicieron de ella la música culta por excelencia del siglo XX, esa música que, amalgamando sentimentalismo, colillas de ideas, amores que se acaban de romper"... hagan variar de sitio los prejuicios depositados en el imaginario colectivo.

Como me identifico con la última postura y no tengo el optimismo de Tirro, al leer "un músico de estatura mesiánica" pensé en muchos nombres. Pero uno en especial surgió automáticamente: Bird... el inventor indiscutido del jazz moderno... y en especial Bird en vivo... cocinando la genialidad en su propia salsa...


Charlie Parker
Boston 1952

Cuando en 1996 Uptown Records lanzó estas -hasta entonces- inéditas y casi perfectas grabaciones de dos programas radiales conducido por el presentador Symphony Sid Torin, se encendieron todas la luces rojas de los coleccionistas y amantes de las raras actuaciones de Charlie Parker.
Lo registrado aquí es lo sucedido durante dos noches en el célebre club Hi Hat de Boston. 
El repertorio es el que Bird venía desarrollando habitualmente por esos años. Sin embargo en estas  tomas suenan con la frescura propia discurso recién estrenado.
En las primeras ocho selecciones lo acompañaron un grupo conformado por el trompetista Joe Gordon, el pianista Dick Twardzik, Charles Mingus al contrabajo y Roy Haynes en la batería, mientras que en las restantes cinco, los elegidos fueron el trompetista Herbie Williams, el pianista Rollins Griffith, el contrabajista Jimmy Woode y Marquis Foster en la batería.
Y aunque todos se destacan magníficamente, especialmente el trompetista Joe Gordon, Charlie Parker se roba fácilmente los espectáculos.
He aquí, a propósito de lo anteriormente dicho, un músico de estatura mesiánica...

1 - Introduction by Symphony Sid Torin
2 - Ornithology
3 - Cool Blues 
4 - Groovin' High
5 - Don't Blame Me
6 - Scrapple from the Apple
7 - Cheryl
8 - Jumpin' with Symphony Sid
14 de Diciembre, 1952
Charlie Parker (as), Joe Gordon (tp), Dick Twardzik (p); Charles Mingus (b), Roy Haynes (d), Symphony Sid Torin (ann)

9 - Introduction by Symphony Sid Torin
10 - Ornithology
11 - Out of Nowhere
12 - Cool Blues
13 - Scrapple from the Apple
18 de Enero, 1954
Charlie Parker (as), Herbie Williams (tp),  Rollins Griffith (p), Jimmy Woode (b), Marquis Foster (d), Symphony Sid Torin (ann)



29 comentarios:

  1. Excelente post, como siempre. Muy buen inicio de año. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Excellent post with which to renew your wonderful blog & start the New Year.
    Feliz Año Nuevo para usted y todo lo mejor en el 2016.

    ResponderEliminar
  3. Buen comienzo de año y blog, con
    ese monstruo q era Ch.P.!!
    Saludos, Daniel

    ResponderEliminar
  4. Brillante Héctor tu aporte. Probablemente el jazz agotó todas sus ideas luego de su período "modal" y post-bop, y un disco histórico y testimonial como A love supreme pueda tal vez ser ejemplo de una de las últimas ideas innovadoras, genuinas y maravillosas que diera el género. Luego vino la publicidad, el marketing, la sobrevaloración del concepto de "autor" (tal como lo desnudara el teórico austríaco Hans Sedlmayr, denunciando el surrealismo), y el gran negociado de las discográficas. Un abrazo del librero Ezequiel

    ResponderEliminar
  5. WoW.... cómo se le echaba de menos Héctor !!.... Gran reentrada... Gracias !!

    ResponderEliminar
  6. nice to have you back many thanks

    ResponderEliminar
  7. Very nice post!
    Thank you, Hector.

    ResponderEliminar
  8. Great start. This promises to be interesting. Thanks blbs! And the best wishes for 2016.

    ResponderEliminar
  9. Caramba que sorpresa mas agradable!! Feliz año 2016 amigo

    ResponderEliminar
  10. Te echábamos mucho de menos. Saludos

    ResponderEliminar
  11. Bienvenido estimado amigo!!! Se te echaba mucho de menos. Muchas gracias y mis mejores deseos para este año nuevo!!!

    ResponderEliminar
  12. Vamooooooo!!!! Bienvenido Again!!!!
    Gracias por todo lo que hacés!!!
    Gran Abrazo desde Argentina!!!

    ResponderEliminar
  13. Regreso a lo grande. Charlie Parker.
    Muchas gracias desde España

    ResponderEliminar
  14. Hola Héctor, gracias por haber decidido volver con tu blog y seguir formando parte de la quintaesencia del jazz. Me enteré un poco tarde al recorrer "Sic vos non vobis"; pero ya te tengo nuevamente en "Marcadores" y he bajado una colección hace tiempo buscada: el Mosaic de Sidney Bechet, muchas gracias nuevamente y éxito !

    ResponderEliminar
  15. ¡Muchas gracias!, es bueno tenerle de regreso.

    ResponderEliminar
  16. Hola Hector, no veo los links, podrias publicarlos por favor. Gracias por tan hermosos aportes.

    ResponderEliminar
  17. http://www66.zippyshare.com/v/4L1xBlOY/file.html
    http://www66.zippyshare.com/v/Y1NmLlRW/file.html
    http://www66.zippyshare.com/v/T3CYr4pt/file.html

    ResponderEliminar